sábado, 3 de octubre de 2015

LA ZORRA SE PASA DE LISTA

Fábula de Esopo - Versión de José A. Pastor
Hacía un tiempo hermoso. La zorra y el lobo disfrutaban de lo lindo. En la granja de los Babiecas ya estaban más que hartos...
Aquella pareja de ladronzuelos les había robado ya dos corderos y tres gallinas. 
Los granjeros estaban desesperados. ¡No sabían qué hacer para cazarlos! Pero
 llegó el invierno y todo el ganado que andaba suelto por el campo fue encerrado 
en la granja.

La zorra acababa de parir once cachorros, y se preguntó, aturdida:
–¿Qué voy a hacer ahora? ¡Ni un triste pollito encontraré por estos alrededores!
El lobo, que había ido a felicitarla, le dijo:
–Mira, si te interesa, yo me quedaré con una de las zorritas hasta que la haya 

educado bien.
Y así fue como se llevó la que más despierta le pareció.
–Ánimo, ahijada –le dijo en cuanto estuvieron en la madriguera– mañana

 saldremos tempranito y empezaré por enseñarte lo que hay que hacer para 
llenar la barriga. ¡Ahora, a dormir se ha dicho!
Al día siguiente, al rayar el alba, el lobo la llamó:
–¡Eh, dormilona, hay que levantarse rápido y avivarse, que tenemos

 mucho trabajo por delante!
Caminaron un buen trecho y al llegar a lo alto del cerro vieron, allá abajo,
 una gran casa y un abrevadero junto a los cultivos.
–Padrino –preguntó–, ¿qué es esto?
–Ay, ahijada, aquello es la granja de los Babiecas, y tienen un montón de 

 ganado: gallinas, conejos, cerdos, ovejas... Dentro de un rato saldrán a
 tomar agua. Escucha bien, atiende y haz, paso a paso, lo que yo te
 diga. ¿Ves aquel matorral? Siendo tan pequeña, podrás esconderte allí.
 No hagas el menor ruido ni te muevas. Si te oyen, nos perseguirán 
y no habrá banquete. Observarás cuidadosamente, y cuando veas
 qué animales salen a beber, me lo vas diciendo, bajito. Después,
 mirarás todo lo que yo haga.
La zorra se escondió y al cabo de un rato el lobo le avisó:
–Ya oigo ruido. ¿Qué animales salen ahora?
–¡Salen ovejas!
–No nos convienen. Mucha lana y poca carne.
–¡Salen cabras!
–No nos convienen. Mucho hueso y poca carne.
–¡Salen vacas!
–No nos convienen. Muchos cuernos y más peso.
–¡Salen yeguas y potrillos!
–Esto sí nos vendrá bien. Ahora tendrás que abrir los ojos y aprender lo que

 hay que hacer.

El lobo, despacio y agachándose, se acercó al abevadero. La raposilla no

 perdía detalle.
Pronto, un potrillo gordo y lustroso se acercó al abrevadero. El lobo, 
decidido, con las patas remueve el agua violentamente y levanta una
 oleada de salpicaduras.
El potrillo, al sentir el chapoteo, cierra los ojos y el lobo, rápido, se le
 echa al cuello. 
Con el peso, el potrillo bajó la cabeza y el lobo, ¡zas!, lo mató de un
 mordisco. Nadie se dio cuenta de nada y el lobo hizo una señal a la
 zorrita para que saliese y lo ayudase. Entre los dos cargaron con el
 pobre potrillo y a la madriguera se ha dicho.
–¿Miraste bien, ahijada? ¡Así hay que trabajar si de hartarse se trata!

Y rápidamente los dos, mordisco va, mordisco viene, comieron cuanto 

quisierony aún les sobró carne para varios días. Con la barriga llena,
se fueron a dormir.
Mientras tanto, en la granja de los Babiecas se lamentaban porque
 habían notado la falta del potrillo, y decidieron vigilar con mil ojos,
 noche y día.

Al día siguiente, mientras el dormilón del lobo roncaba todavía, la 

pequeña zorra salió camino de su casa.
–¡Mamá, mamá! –gritó al llegar–, ya no es preciso que me quede más
 tiempo con elpadrino. Ya he aprendido cuanto hay que saber. ¡Llama a
 mis hermanitas, lávales la cara y péinalas que vamos a ir de caza!
La raposilla, decidida, se llevó toda la manada hacia la granja de los 
 Babiecas y allí les explicó todo lo que tenían que hacer. Salió la yeguada
 y un potrillo se acercó al abrevadero.
La zorrita, que ya estaba dentro, dio un salto y se le colgó del cuello. Pero como
 no pesaba tanto como el lobo, el potrillo ni siquiera movió la cabeza. Asustado, relinchó
 y coceó con fuerza. El resto de los animales, al oír el alboroto, entre relinchos y chillidos,
 huyeron al galope.

La gente de la granja, pastores y labriegos, salieron disparados con horquillas, 
hoces, palos y escopetas. Y persiguieron a las zorras, hijas y madre, hasta que
 no dejaron una ni para muestra.

Desde aquel día, la granja cambió de nombre: Ahora se llama granja Ojoavizor
. ¿Sabes por qué?
ACTIVIDAD
Afina un poquito la memoria y procura recordar:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
 ¿Cuáles son los animales que tienen en la granja de los Babiecas?
¿Por qué el lobo no quiere cazar ovejas?
¿Por qué no quiere cazar cabras?
¿Por qué no quiere cazar vacas?
¿Por qué quiere cazar un potrillo?
¿Por qué al lobo le sale bien la caza del potrillo y a la zorrita no?
¿Por qué le ponen el nombre de Ojoavizor a la granja de los Babiecas?

PARA MI NIETO ERIC CON CARIÑO

Un acto de magia

Bambi y Tambor

Bambi y Tambor

¡Hola amigo y amiga! :

HAZ CLICK CON EL MOUSE Y AQUÌ ENCONTRARÀS DIFERENTES DIBUJOS PARA IMPRIMIR Y COLOREAR.Dibujos para colorear

Números y colores con letra...

Invasores

tabla del 2 en inglés

memorama

Tabla del 3 en inglés

TABLA DEL 4 EN INGLÉS

Repasa las tablas de multiplicar en inglés del 2 al 5.

TABLA DEL 6 EN INGLÉS

Gopea el huevito

Tabla del 8 en inglés

Encierra al gato

Ve cliqueando los círculos más claros, que se pondrán más oscuros. • El objetivo es cercar al gato y no dejarlo salir. Para empezar, hacer click en cualquier lugar del dibujo de abajo ¡ Buena suerte y mucha atención!

Los días de la semana

EL ADJETIVO Y LOS DIFERENTES TIPOS QUE HAY.

"EL TESORO DEL SABER"

"EL TESORO DEL SABER"
GRACIAS POR SER PARTE IMPORTANTE DE ESTE BLOG.